Las relaciones bilaterales entre México y Rusia en el área científico-técnica están basadas en el Convenio intergubernamental firmado el día 20 de mayo de 1996 en México, D.F. durante la visita a México del entonces Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia Sr. Evgeny Primakov. De acuerdo con ese documento fue creada la Comisión mixta, que elabora y aprueba programas de cooperación científico-técnica entre Rusia y México. Los programas se actualizan cada dos años. Las reuniones de la Comisión se organizan alternativamente en Moscú y en México. Uno de los últimos programas fue firmado en el año 2011.

El Programa prevé 18 proyectos conjuntos que están en el proceso de ejecución.

En el transcurso de los últimos cinco años se han realizado exitosamente los siguientes proyectos:

  • Creación de satélites pequeños para el monitoreo de la superficie de la Tierra, realizados en colaboración entre la Universidad Estatal de Moscú Lomonósov, el Instituto de Investigaciones Físico-Nucleares de Scobelcín, por la parte rusa, y la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACIT), la Universidad Nacional Autónoma de México, por la parte mexicana. En particular, el 17 de agosto de 2009 fue lanzado el segundo satélite ruso-mexicano «Tatiana-2». El lanzamiento del tercer satélite «Mijailo Lomonósov» con peso de 500 kg, está en etapa preparación.
  • Simulaciones matemáticas y experimentales de los procesos complejos biológicos realizados por la Universidad Estatal de Moscú Lomonósov y la Universidad Autónoma del Estado de Puebla.
  • Nuevos métodos de diagnóstico y curación de las enfermedades oncológicas, realizados por la Sucursal Siberiana de la Academia de Ciencias de Rusia y el Centro de la materia condensada de la UNAM en la ciudad de Enseñada.
  • Métodos matemáticos aplicables para el análisis de grandes sistemas computarizados realizados por el Centro de Cálculo de la Academia de Ciencias de Rusia y la Universidad Autónoma de la Ciudad de Morelos.

Los resultados más importantes fueron logrados en la creación de los satélites de monitoreo de superficie de la Tierra, en las investigaciones de los rayos espaciales de energía ultra alta, en las obras de control de las pérdidas económicas durante la transportación de petróleo y gas, así mismo en las investigaciones en el área de tratamiento de enfermedades oncológicas.

La mayor atención se brinda al desarrollo de las relaciones científico-técnicas bilaterales en las áreas de alta tecnología.

Se está fortaleciendo la cooperación entre Rusia y México en las investigaciones y el uso del espacio con fines pacíficos. El borrador del Convenio para la cooperación bilateral en esta esfera está en el proceso de negociación. En el marco de las actividades corrientas  en esta dirección desde el cosmódromo Baykonur fueron lanzados exitosamente por el cohete portador ruso “Proton-M” los satélites mexicanos de comunicación “Quetzsat-1” y “Satmex-8” en octubre del año 2011 y en marzo del año 2013respectivamente. Los satélites ahora están bajo operación de la parte mexicana.

Existen perspectivas de cooperación con otras organizaciones mexicanas, incluso la Secretaría de Defensa Nacional y la Secretaría de Marina en el área de aplicación y el uso del sistema GLONASS, el sondeo remoto de la Tierra, la creación de nuevos aparatos espaciales y en otras esferas.

Se están formando los contactos más estrechos en el área del uso de energía nuclear con fines pacíficos. Gracias a la labor conjunta de ambas partes en diciembre de 2013 fue firmado el Convenio Intergubernamental para la Colaboración en el Campo de Utilización de Energía Nuclear con Fines Pacíficos entre los Estados Unidos Mexicanos y la Federación de Rusia.

Cabe mencionar que las relaciones entre Rusia y México en el área de ciencia y tecnología tienen un gran potencial y amplias perspectivas para un desarrollo continuo.