Cooperación en ciencia y tecnología

En la última década, las relaciones bilaterales entre Rusia y México en la esfera de la ciencia y la tecnología se han desarrollado de manera dinámica. En el marco del Programa de Cooperación Científica y Técnica, los dos países han desarrollado una práctica de contactos científicos regulares. Se han creado las condiciones para intensificar nuestros esfuerzos conjuntos en esta área. Las direcciones más prometedoras y estratégicamente importantes para los dos países son las esferas aeroespacial y médica, la cooperación en el campo de la energía nuclear, la agricultura y la protección del medio ambiente.

Se presta especial atención al desarrollo de vínculos científicos y técnicos bilaterales en altas tecnologías. Están continuándose las negociaciones entre Rusia y México sobre la celebración de un acuerdo intergubernamental sobre cooperación en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos", que se convertirá en la base para una cooperación más profunda entre los dos países en la esfera de la exploración espacial y el estudio de la superficie terrestre.

La agenda bilateral incluye el despliegue de estaciones terrestres del sistema GLONASS y de un punto óptico experimental para un sistema automatizado de alerta de situaciones peligrosas en el espacio cercano a la Tierra en el territorio de México para su uso conjunto.

Un potencial importante para la cooperación bilateral reside en el uso de la energía nuclear con fines pacíficos. Gracias al acuerdo marco intergubernamental, ratificado por el Gobierno mexicano en julio de 2015, esta área recibió un fuerte impulso para una mayor cooperación mutuamente beneficiosa entre nuestros países. En particular, se han establecido contactos entre la Corporación Estatal Rosatom con representantes de la Secretaría de Energía, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ).

Existe un fundamento sólido para profundizar la cooperación con México a nivel académico. En particular, especialistas mexicanos están participando en el proyecto internacional NICA liderado por Rusia, que se está llevando a cabo para estudiar las propiedades de la materia bariónica densa en un nuevo complejo de aceleradores, que está en construcción en la ciudad rusa de Dubna.

Se está continuando la ampliación de la base jurídica de las relaciones bilaterales en el ámbito de la energía nuclear con fines pacíficos. En octubre de 2019 se firmó un Memorando de Entendimiento entre el Instituto Conjunto de Investigaciones Nucleares (Rusia, Dubna) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), la Universidad Autónoma del Estado de Sinaloa (UAS), la Universidad de Colima (UCOL) y la Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). Este documento establece el marco jurídico para el establecimiento y desarrollo de relaciones de largo plazo entre las instituciones científicas rusas y mexicanas con el objetivo de realizar una investigación conjunta en el campo de la física fundamental.

Sigue el proceso de negociación de un Memorando de Cooperación en materia de recursos hídricos entre el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Federación de Rusia y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de los Estados Unidos Mexicanos.

En 2018–2019 se realizó una serie de eventos para desarrollar los vínculos científicos y educativos entre Rusia y México. Se han firmado convenios de cooperación entre varias universidades rusas y mexicanas en el ámbito científico y educativo.